Armaduras de metal 

Breve historia de las armaduras de metal

Desde la época de los romanos hasta el siglo XVII, las armaduras de metal se usaron en batalla para dar protección contra golpes y heridas. El desarrollo de la pólvora fue eliminando la mayoría de estas costosas y pesadas protecciones, relegándolas a un uso principalmente ornamental.

Pero durante mil años, las armaduras medievales fueron la base de la protección de batalla de los hombres (y de los elfos, enanos, orcos y demás, por supuesto). Y tenemos dos tipos básicos:

Cota de malla: la cota de anillos entrelazados, de bronce, hierro o acero, que es más versátil en cuanto a movimiento, ya que se adapta al cuerpo con más facilidad y se confecciona en distintas “prendas”, para cubrir diferentes partes del cuerpo: camisas de malla o cotas (para torso y brazos); verdugos, cofias, capuchas o mantos (para la cabeza); y brafoneras, perneras o pantalones (para las piernas, por supuesto). En el tema de armaduras, hay un montón de palabras poco usadas para definir las partes concretas, en nuestro idioma y en otros, que usamos por costumbre, y también hay una infinidad de combinaciones, según las coberturas, si las mangas o el bajo son más cortas o más largas, por ejemplo.

Armadura de placas o coraza: piezas de metal unidas entre sí, directamente o mediante partes de cuero, que cubren el cuerpo por secciones, articuladas en las partes móviles. También tenemos brazales, perneras o grebas, corazas o plaquines, con sus espaldares y, efectivamente, cascos o yelmos, para la cabeza.

Debajo de estas armaduras, para aumentar su protección (sobre todo de los impactos) y para la comodidad de sus portadores, se llevaban prendas acolchadas, de lino, lana o algodón. El gambesón, por ejemplo, es un “abrigo” acolchado que cubre el torso y puede alargarse bajo la cintura y sobre los brazos. También disponemos de protecciones acolchadas para las piernas, brazos, hombros y cabeza.

En el catálogo hay una sección específica dedicada a las armaduras de mujer, con piezas más pequeñas o entalladas, y diseñadas con las formas femeninas.

Categorías

Menu