Trajes medievales 

Vestuario medieval, trajes históricos y de fantasía para recreaciones, bodas, rol en vivo (LARP) o mercados medievales

Vestidos medievales, trajes medievales o disfraces medievales: no importa cómo se les llame (y esto puede desembocar a veces en encarnizadas discusiones), los tenemos, para venta y alquiler.

Comprar un traje medieval tiene sus trucos y nosotros los conocemos, ya que los usamos en espectáculos, recreaciones, rol en vivo, bodas medievales y todo tipo de eventos. Y estamos aquí para ayudar con la elección y ofrecer posibilidades.

En los trajes medievales para hombre, se suele empezar por camisa o túnica y pantalones, para luego ir añadiendo capas (sobrevesta, casaca, capa, capelina, capucha, gorro…) dependiendo de la importancia del personaje y del frío que vaya a hacer. Y curiosamente, este tema es complejo cuando hace calor, por lo que hemos creado una sección específica para trajes medievales de verano y otra para el traje de guerrero medieval, con uniformes y sobrevestas, incluyendo las de las órdenes de caballería (templarios, hospitalarios…)

Para la mujer del medievo disponemos de túnicas de lino y algodón, blusas, faldas chalecos y corsés, o vestidos completos desde el de la campesina más jovial a la dama noble más elegante, con estilo nórdico, celta y vikingo o de corte occidental tradicional. No olvidamos la fantasía y los vestidos de hechicera, bruja o dama élfica. Y, por supuesto, los trajes de aventurera o guerrera, para la mujer de armas, con prendas de piel y armaduras ligeras.

Los materiales son importantes, en la estética, en la sensación y en la durabilidad, por lo que trabajamos mayoritariamente con algodón, lino o piel, tratando de salir de la idea de que un disfraz medieval barato tiene que estar hecho de materiales sintéticos, cuando se pueden hacer trajes muy elegantes con tejidos naturales sin necesidad de una gran inversión.

Y para darle los últimos detalles a la vestimenta medieval (o renacentista, o del siglo XVII o pirata): los complementos de cuero como cinturones, bolsas, brazales o vainas, que tienen su propia sección; cubrir la cabeza con sombreros, gorros, tiaras y diademas o capuchas; y el gran olvidado, el calzado. Nuestra propuesta son zapatos medievales, sandalias para verano (de cuero, incluso de estilo romano), las botas de media caña o de caña alta o las polainas, que camuflan otros calzados más modernos, con mucho estilo y manteniendo la comodidad.

Categorías