TUTORIALES

Fabricación de Espadas I

Materiales:
Varilla redonda de fibra de vidrio de 80 cm de longitud.
Colchoneta lisa por ambas caras.
Cinta americana plateada y negra.
Bote pequeño de pegamento de contacto y palito para untarlo.
Tela muy gruesa para la empuñadura (una alfombra de lana gorda vale).
Trozo de tela (para forrar la empuñadura).
Una buena cuchilla.
Papel de lija no muy fino.


Método de fabricación:
Cortas la varilla de fibra de vidrio para que mida 80 cm justos.
Lijas los extremos de la varilla para que queden ligeramente redondeados y sin puntas ni superficies propensas a cortar o pinchar.
Pintas en la colchoneta la forma de la hoja de la espada (necesitas dos partes iguales, una para cada cara de la hoja). Recuerda que la hoja no puede medir más de 70 cm. Lo cierto es que según mi experiencia, para que quede una buena proporción hoja-mango y la espada quede equilibrada, la hoja debe medir 65 cm. En cuanto a la forma de la hoja, si quieres que sea tipo katana, que tenga un ancho de 5 cm. Si quieres que sea tipo cristiana clásica, que tenga un ancho de 5 o 6 cm en la base y en la punta de 4 cm. Puedes darle otras formas si quieres.
Recortas las dos partes de la hoja de la espada.
Untas de pegamento la varilla por la zona donde va a estar pegada a la hoja. Untas también de pegamento las tiras de colchoneta que formarán la hoja de la espada por la cara por donde estarán unidas. Dejas secar todo al aire durante un par de minutos.
Esta es una parte crítica. Con mucho cuidado unes la varilla con una de las caras de la hoja (obviamente por el lado que tiene pegamento). Debes hacerlo con mucho cuidado, pues si te equivocas el pegamento de contacto es muy fuerte y te costará mucho despegarlo y volver a pegar cada cosa en su sitio. No olvides dejar en la punta de la espada 5 cm de hoja sin varilla, para que la punta sea blanda.
Después, con mucho cuidado, unes la otra cara de la hoja a la parte que ya tienes pegada. Para asegurarte de que se pega bien lo mejor es coger una tabla de madera, poner la hoja de la espada sobre una mesa y la tabla de madera encima con un mogollón de peso encima (cajas de 12 litros de leche, guías telefónicas, jarrones grandes, pesas, etc), para asegurarte de que las dos caras de la hoja y el alma quedan bien pegadas entre sí.
Dibujas la cruz de la espada en la colchoneta y recortas dos piezas iguales. Las pegas a la varilla de la misma forma que pegaste las dos caras de la hoja.
Cortas un trozo de alfombra lo suficientemente ancho para abarcar toda la parte de la empuñadura y lo suficientemente largo para poder dar varias vueltas. Lo untas de pegamento por las dos caras (con cuidado de no pringarte, lo cual es difícil para esta parte). Untas también de pegamento la parte del alma que está al aire que corresponde a la empuñadura. Esperas un par de minutos y con mucho cuidado enrollas con fuerza el trozo de alfombra sobre la empuñadura. Al principio te parecerá muy blando, pero en un par de días comprobarás que está como una piedra.
Pegas el trozo de tela sobre la empuñadura para dejar un acabado bonito (no queda muy bien ver que tu espada tiene una empuñadura de alfombra, jejeje).
Cortas un par de trozos pequeños redondos de colchoneta y los pegas en el pomo de la espada. Después los refuerzas con cinta americana negra. Ya tienes el pomo.
Con la cuchilla recortas el filo de la espada. Queda bien con un ángulo de 45 - 60 grados. Ten cuidado al cortar el filo de no cortar demasiado por que si no el alma de la espada quedará al desnudo.
Cubres la hoja de la espada con cinta americana plateada (una sola capa) reforzando especialmente la punta y la parte donde finaliza el alma cerca de la punta (3 o 4 capas).
Cubres la cruz de la espada con cinta americana negra.
Orkus, Maestro Armero.


Fabricación de Lanzas

Materiales:
Vara de 2 m de tubo de PVC de 32 mm con pared de 3,5 mm
2 m de coquilla de cubrir tuberías gris de 10/28 (el primer número es el grosor de pared y el segundo el diámetro interior en mm)
Cinta americana plateada.
Bote pequeño de pegamento de contacto y palito para untarlo.
Un cutter.
Una cinta métrica.
Rotulador.


Método de fabricación:
Pones una tira de cinta americana en los dos extremos del tubo, para que el canto quede cubierto y no corte más adelante la coquilla. Asegúrate de que queda bien pegado y no uses más de una tira de grosor o no podrás embutir luego la coquilla.
Cortas un tramo de coquilla de 1 m.
Haces en el PVC una marca a 75 cm de uno de los extremos.
Das un poco de pegamento de contacto en el borde del tubo y luego embutes la coquilla hasta la marca (el pegamento se irá extendiendo por el tubo conforme presionas la coquilla hacia abajo).
Cubres con cinta americana en tiras longitudinales unos 40 cm desde la punta de la lanza.
Cortas dos secciones de 20 cm de largo de la coquilla que aún no has utilizado y las abres cortando por la unión.
Ahora vamos a hacer un refuerzo sobre el extremo del tubo de PVC (el que ya está cubierto con una capa de coquilla), añadiendo una segunda capa de coquilla. Recorta uno de los dos trozos de coquilla por el ancho para que al juntarlos por los extremos abiertos quede un tubo de 20 cm de largo que cubra al anterior que hemos colocado en la lanza. Debes poner este refuerzo donde el tubo de PVC termina. Puedes notar el final del tubo presionando levemente la coquilla. Coloca el centro del tubo de refuerzo en el borde del final del tubo de PVC (unos 10 cm de refuerzo a cada lado). Pégalo con el pegamento de contacto sobre la cinta americana que ya cubre esa parte.
Cubre con cinta americana el refuerzo que acabas de colocar, para que la coquilla no se rasgue. Basta una sola capa de cinta.
Corta un trozo de coquilla de 15 cm.
Pon pegamento en el otro extremo del tubo de PVC y embute el trozo de coquilla recién cortado hasta la mitad (unos 7-8 cm).
Envuelve la base de la lanza con cinta americana. Aquí puedes aplicar varias capas, porque es el extremo que se suele apoyar en el suelo cuando no estás en combate. Asegúrate de unir con cinta la coquilla al tubo de PVC.
Para finalizar, pon un poco de pegamento en el borde interior del círculo de la punta de la lanza y presiona para que el círculo se convierta en una línea. Puedes colocarle una tira de cinta encima, siempre asegurándote de que no quedan bordes cortantes y que la punta ofrece una superficie lisa.
Puedes añadirle a tu lanza un par de tiras de 1 m de tela con los colores del estandarte de tu Señor o los de tu tribu y atarlas debajo del refuerzo de la punta, dejando dos extremos de unos 50 cm colgando.

Fabricación de Antorchas

Descargar PDF

Lanzas arrojadizas

Descargar PDF

El Test de Armas y Tasación de Armaduras

Introducción: espadas, hachas y mazas.


Hola EFEYLitas. Me presentaré: soy ^NatxO^, miembro de EFEYL escenografía, armeros, arqueros, costura y ya vale. Lo que estáis leyendo es un sincero esfuerzo por hacer del Test de Armas y Tasación de Armaduras (TA&TA en adelante) algo comprensible y empíricamente comprobable en vuestros hogares, mostrándoos las medidas correctas y el cómo se toman en dicho test.

Empecemos presentándoos nuestras armas de prueba, son una espada y un hacha. No he incluido las mazas porque se miden igual que las hachas.

Aquí se representa en azul cómo se mide el largo del arma. De esta manera comprobamos si rebasa o no el límite permitido por el reglamento.

La medida mínima de las armas de mano es de 50 cm.

Armas a una mano: espada 70 cm de filo y 85 cm, hacha o maza 100 cm;

Armas a dos manos: espada 105 cm de filo y 125 cm de longitud total, hachas o mazas 140 cm.

En el caso de las mazas o hachas se mide exactamente igual.

Aquí podéis ver cómo se mide al ancho de los filos de la hachas y de las mazas para comprobar que no exceden lo que dicta el reglamento. A una mano 25 cm por cada lado; a dos manos 30 cm por cada lado.

Esta medida se toma en perpendicular desde el alma hasta el punto más alejado del filo.

Recordaros que para que vuestras armas pasen el TA&TA debéis dejar una distancia mínima de unos 5 cm entre el final del alma y el final del filo (marcada en la foto en morado). Esta distancia será menor en caso de las armas romas, como las mazas o las hachas.

Las puntas de las espadas son peligrosas si se dejan muy pronunciadas. Por ello, se han de redondear y nunca se pasará ninguna espada cuya punta sea como una V invertida.

Para evitarlo, se medirá de la siguiente manera: con un aro de 2,5 cm de diámetro interior se comprobará si la punta de la espada sobresale (incluso redondeada) mas de 0,5 cm de dicho aro y se declarará no válida toda espada que sobrepase esta medida (esta medida 2,5 cm de diámetro interior es la de las arandelas de la mayoría de los llaveros).

En la imagen se ve la arandela en verde y la medida de 0,5 cm en amarillo.
Aquí veis la punta como tendría que quedar de forma ideal. Es decir que no pasara ni un solo milímetro de la arandela.

Los salientes de las hachas y las mazas serán medidos de igual manera, sólo que esta vez la altura máxima que podrán sobresalir será de 1 cm, ya que se corre menor riesgo de introducir estos salientes en un ojo.
Otra cosa importante a tener en cuenta cuando hagáis vuestras hachas, mazas y espadas es el œafilado de la goma espuma. Con esto se consigue un buen efecto, pero también que el arma œpique mucho más al perder superficie de impacto. Por ello se declararán no válidas las armas cuyo ancho del filo sea inferior a los 0,7 cm (el grosor de una esterilla normal)
Recordad que debéis acolchar el final de vuestro arma (el pomo) para que este lado de la misma tampoco haga daño y sea "blandito".

Y ya sabéis: todas estas cosas no eximen en absoluto de que vuestro arma tenga q ser œblandita, lo cual no puede ser medido empíricamente (aún, jua jua jua, esperad a que pida por navidad un elastómero de ésos...).

Todas las medidas de este documento han sido dadas en centímetros (cm) y si pincháis sobre las fotos se os abrirán en grande en otra ventana.

Bueno espero que esto os haya aclarado un poco las cosas. Para vuestras dudas acudid a EFEYL armeros donde estaré encantado de solucionarlas. Prometo próximamente un documento similar a éste con escudos y con el resto de armas del mundo EFEYL.

Gracias a Sharan y a Usuras por sus aportaciones así como a todos los que me habéis dejado moratones con vuestras armas y asustado con sus puntas.


Categorías

Menu